Aceite ozonizado

La vida relativamente breve del ozono en el aire no permite su almacenamiento en gran cantidad y esta característica, en algunos casos, puede imponer límites en sus aplicaciones. Gracias al alto contenido de ácidos grasos esenciales, en los aceites de girasol, de aceituna, lino, cáñamo y jojoba, el ozono queda microencapsulado en la estructura molecular del aceite mismo en forma de ozonide compuesto. De tal manera, se consigue su estabilización y se amplía su duración, permitiendo así al ozono permanecer en un estado activo "naciente" durante un largo período de tiempo, siempre que sea guardado a una baja temperatura.

Por lo tanto, cuando se habla de aceite ozonizado, se habla de la acción biológica de los ozonides que, en contacto con la piel y con los tejidos de abajo, entran rápidamente en acción realizando varios efectos verificables:

  • Alta actividad germicida sobre setas, levaduras, virus y bacterias.
  • Reactivación del micro círculo sanguíneo.
  • Estímulo de la granulación y del crecimiento de los tejidos.
  • Acción antiinflamatoria y analgésica.
  • Revitalización de los tejidos epiteliales.

La aplicación local de los aceites ozonizados produce resultados comparables a los tratamientos de ozonoterapia gaseoso utilizados en muchas patologías, aunque a veces los tiempos requeridos son más largos. Nuestro aceite ozonizado, realizado según un método patentado, contiene una elevada concentración de lipoidroperoxidos por ml., y por lo tanto, sus características y su eficacia son de calidad claramente superior.

¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Learn more

I understand