Cómo se genera el ozono

La molécula del ozono es básicamente una molécula de oxígeno enriquecida con un átomo suplementario de oxígeno, conseguido gracias a un proceso de alta tensión eléctrica, según la reacción:  3O2  →  2O3

El ozono se produce de dos maneras:

- Naturalmente: se produce de manera totalmente natural a través de específicas reacciones químicas. A través de chispazos o por efecto fotoquímico de los rayos ultravioletas del sol, en presencia de humedad y especialmente al amanecer y atardecer, y en dosis más elevadas cerca del mar y en la montaña. Durante las tormentas, se forma debido a los altos voltajes en juego, y el mismo rayo es un gran productor de ozono. El olor fresco y característico que se siente después de una tormenta es causado por la formación de este gas.

- Artificialmente: El ozono puede ser artificialmente producido copiando el mismo fenómeno que ocurre en naturaleza. Los "generadores de ozono" son maquinarias que producen el gas a través de tensiones eléctricas extremadamente altas, por radiaciones con rayos UV. En ambos métodos se rompe el enlace entre las moléculas de oxígeno. En la alimentación, en los ozonizadores, puede utilizarse tanto el aire como el oxígeno puro, aunque utilizando este último puede producirse una mayor cantidad de ozono.